Ingredientes para las longanizas

  • 900 gramos de longaniza
  • 500 gramos de cebolla (1 o 2, según lo grandes que sean)
  • 1 hoja de laurel
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1/2 vaso de aceite de oliva
  • Sal y pimienta

Ingredientes de las patatas Hasselback

  • 4 patatas medianas o grandes de tamaño similar
  • 100 gramos de mantequilla
  • Un manojito de perejil
  • 2 dientes de ajo
  • Orégano al gusto
  • Sal y pimenta
  • Un chorrito de aceite de oliva virgen extra

Para 4 personas

Preparación de las longanizas de cerdo encebolladas

  1. Pelamos y limpiamos la cebolla, la cortamos en juliana.
  2. Ponemos a calentar el aceite y rehogamos la cebolla cortada en finas tiras.
  3. Añadimos una hoja de laurel.
  4. Una vez esté dorada la cebolla, se añaden las longanizas de cerdo y se les dan unas vueltas para que se doren; se le añade una pizca de sal y una pizca de pimienta molida (al gusto).
  5. Cuando las longanizas estén doradas, se agrega el vino blanco y dejamos hervir hasta consumirse.
  6. Cuando haya reducido y esté todo bien ligado es el momento de servirlas.

Preparación de las patatas al horno estilo Hasselback

  1. Precalentamos el horno a 200ºC. Lavamos las patatas bajo el chorro del agua. Las patatas se asan con la piel, así que es importante que estén muy limpias. Nos podemos ayudar de un estropajo de cocina.
  2. Cortamos las patatas a rodajas muy finas y sin llegar abajo. Los cortes se tienen que quedar sujetos a las patatas, como un acordeón y ser lo más finos posibles, como de medio centímetro aproximadamente. Colocamos las patatas en una fuente de horno y reservamos.
  3. Mezclamos la mantequilla con el perejil y los ajos, que previamente habremos picado, y sazonamos con sal, pimienta y orégano al gusto.
  4. Rellenamos las patatas con esta mantequilla, poniendo una porción cada dos o tres rodajas, y si sobra, la ponemos sobre las patatas. Rociamos con un chorrito de aceite de oliva y horneamos hasta que las patatas estén tiernas, que será en unos 45 minutos aproximadamente.

Sirve una por plato y ¡a disfrutar!