Ingredientes para hacer Ragú de pavo:

  • 700 gr de pechuga de pavo
  • 75 gr de guisantes congelados
  • 2 zanahorias
  • 3 patatas medianas
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 pimiento rojo pequeño
  • 2 tomates medianos
  • 1 cuchara de postre de pimentón dulce
  • 100 ml de vino de Jerez
  • 1 litro de caldo de pollo
  • 1 hoja de laurel
  • 7 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • Sal y pimienta negra

Preparación del pavo

  1. Pela las zanahorias y córtalas en rodajas muy finitas para que se queden duras. Pela la cebolla y córtala en trocitos. Corta el pimiento rojo retirando las semillas del interior. Pela los dientes de ajo y lamina.
  2. Pela los tomates, retira las semillas del interior y tritura con ayuda de una batidora.
  3. Trocea la pechuga y salpimentala.
  4. En una olla amplia, pon 7 cucharadas de aceite de oliva y a fuego fuerte dora los trozos de pechuga por todos los lados. Coloca la pechuga en un plato aparte y reserva.

Preparación del ragú

  1. Baja el fuego y en el mismo aceite que has dorado el pavo sofríe las zanahorias, la cebolla, el pimiento y los ajos durante unos 8 minutos. Ve dando vueltas con una cuchara de vez en cuando para que no se quemen.
  2. Incorpora el tomate triturado y sofríe unos 4 minutos más.
  3. Añade la cucharadita de pimentón dulce y dale una vuelta rápida con la cuchara. Y para darle un toque de sabor diferente al ragú de pavo, utiliza pimentón picante.
  4. Añade el vino. Deja que el alcohol se vaya evaporando durante unos 4 minutos.
  5. Pela las patatas, lávalas, córtala en trozos regulares y añádelas al ragú. Dale vueltas con la cuchara hasta que tomen un poco de color.
  6. Añade el caldo de pollo de manera que cubra por completo todas las patatas. Si es necesario, añade un poco más del litro indicado en los ingredientes.
  7. Incorpora los guisantes congelados, el laurel y la pechuga de pavo que tenías reservada. Prueba el caldo para valorar si es necesario añadir más sal o no.
  8. Tapa y deja que cueza a fuego suave durante 30 minutos o hasta que las patatas estén tiernas. Puedes dejarlo reposar para que reduzca el caldo y tenga más sabor.

¡A disfrutar!