Ingredientes

  • 30 g de mantequilla
  • 150 ml de caldo de pollo
  • 150 ml de leche entera
  • Una pizca de sal
  • Una pizca de pimienta negra molida
  • 1 cucharadita de ajo granulado
  • 1 cucharadita de perejil seco picado
  • 150 g de harina de trigo
  • 1 cucharadita de levadura química
  • 2 huevos
  • Media pechuga de pollo cocida
  • Aceite de oliva para freír

4 Raciones

Preparación de los buñuelos de pollo

Preparación de la masa

  1. Para empezar derretiremos 30 gramos de mantequilla en una sartén a fuego medio durante unos segundos. Retiramos la sartén del fuego y añadimos 150 ml de caldo de pollo, 150 ml de leche entera y condimentamos con una pizca de sal y pimienta negra, una cucharadita de ajo granulado y otra de perejil seco picado y mezclamos hasta integrar.
  2. Llevamos de nuevo la sartén a fuego medio y añadimos 150 gramos de harina de trigo y una cucharadita de levadura química.
  3. Mezclamos hasta que veamos que se ha integrado la harina y obtenemos una masa densa y sin grumos.
  4. Sacamos la sartén del fuego, añadimos un huevo y mezclamos hasta que se integre con la masa.
  5. A continuación, agregamos el otro huevo y procedemos del mismo modo para obtener una masa ligada.
  6. Troceamos finamente media pechuga de pollo cocida y la añadimos a la masa.
  7. Integramos todos los ingredientes y dejamos reposar la masa obtenida durante 30 minutos en el frigorífico.

Momento de freír los buñuelos

  1. Transcurrido el tiempo de reposo de la masa de los buñuelos de pollo procedemos a realizar la fritura. Para ello, echamos abundante aceite de oliva en un cazo y lo calentamos hasta alcanzar los 180 ℃. En ese momento, los vamos formando con la ayuda de dos cucharas. Para ello, cogemos una cucharada de masa y le damos forma con ambas cucharas. De esta forma, conseguiremos formar todos los buñuelos del mismo tamaño, con la misma forma y sin mancharnos.
  2. Comenzamos a freír los buñuelos de pollo en aceite de oliva, a fuego medio-alto, durante un par de minutos por cada lado y nunca haciéndolo con más de 4 unidades a la vez para evitar que la temperatura del aceite baje de 180 ℃.
  3. A medida que se van friendo, los iremos retirando del aceite y los dejaremos sobre papel absorbente para retirar el exceso de grasa.
  4. Emplatamos y servimos inmediatamente para comerlos recién hechos, que es cuando están más ricos.

¡A disfrutar!