Ingredientes

Para la masa
  • 1 kg de harina de trigo
  • 450 ml de agua tibia
  • 2 cucharaditas de sal
  • 25 g de levadura fresca
  • 2 cucharadas de AOVE
  • 2 cucharadas de pimentón dulce
Para el relleno

6 Raciones

Hornazo de Salamanca

Preparación del hornazo de Salamanca

  1. Comenzamos por la masa del hornazo. Diluimos la levadura fresca en el agua tibia. A continuación, separamos los ingredientes secos de los húmedos. Por un lado la harina, la sal y el pimentón y por otro lado el agua tibia con la levadura, la manteca de cerdo y el AOVE. Juntamos las 2 mezclas y removemos todo muy bien. Para acabar, sacamos la masa, la volcamos en una base enharinada y acabamos de amasarla con las manos. Verás que gracias al pimentón te quedará con un toque rojizo. Dejamos reposar la masa en un bol tapado con papel film transparente hasta que doble su volumen o 45 minutos aproximadamente. La masa debe estar en una zona sin corrientes de aire, por ejemplo, dentro del horno apagado.
  2. Cortamos la masa en 3 porciones iguales. Una servirá para la base, otra para cubrir nuestro hornazo y la restante para hacer el clásico enrejado que identifica este plato.
  3. Precalentamos el horno a 190 ºC. Mientras, estiramos con un rodillo la masa que servirá de base, siendo esta de unos 3 mm de grosor aproximadamente. Para que nos salga lo más rectangular posible, la estiramos sobre un papel de horno y con un cuchillo le cortamos la masa sobrante. Este proceso lo haremos con las 3 bolas de masa.
  4. Llega el momento de darle vida a nuestro hornazo. Para ello, ponemos los ingredientes en el siguiente orden: En primer lugar, las doce rodajas de chorizo.
  5. En segundo lugar, los ocho filetes de lomo adobado.
  6. Seguidamente, lo cubrimos con las lonchas de jamón.
  7. Para acabar añadimos la capa de huevo cocido.
  8. Una vez puesto todo el relleno, lo pasamos a una bandeja de horno. Después cubrimos el hornazo con la otra masa estirada. Para ello nos será de gran utilidad enrollarla en un rodillo para desenrollarla posteriormente encima. Una vez colocada, cortamos los excesos de masa.
  9. Para acabar de decorar nuestro hornazo, le damos el toque característico: el enrejado. Pasamos el rodillo de rombos por la última masa estirada. Asegúrate de que esté bien cortada. Si no tenemos rodillo no pasa nada. Los rombos se pueden hacer con un cuchillo o simplemente cortando a tiras la masa.
  10. Una vez hecha la forma, la colocamos sobre el hornazo y la estiramos hacia los lados para que se puedan ir viendo los rombos del enrejado. Cortamos nuevamente los excesos de masa. Sellamos los bordes del hornazo y lo pintamos con huevo para que cuando salga del horno esté bien dorado.
  11. Una vez pintado con el huevo, lo ponemos en el horno a 190 ºC durante 35 o 40 minutos o hasta que esté bien dorado. Una vez listo, lo sacamos y dejamos que se atempere un poco.

¡A disfrutar de nuestro delicioso hornazo de Salamanca!